Mi perra esta en labor de parto, síntomas y consejos que debes conocer

¿Cómo saber si mi perra está en labores parto?

Una de las principales preguntas en caso de embarazo de una perra es: «¿cómo saber si mi perra está de parto?».

La duración de la gestación canina es de unos 63 días y la perra de parto presenta unos signos característicos. Es necesario que el tutor esté atento y pendiente de ellos para identificar el momento e incluso actuar rápido si el perro necesita asistencia veterinaria. Pensando en ello, hemos reunido información importante sobre cómo saber si la perra está de parto. Sólo hay que echar un vistazo.

Perra de parto: ¿cuáles son los signos?

Para que no te pille por sorpresa una perra de parto, debes estar atento a algunas señales. De hecho, lo mejor de todo para saber ya cuándo va a parir el cachorro es hacer un seguimiento con un veterinario de confianza durante toda la gestación. Uno de los síntomas más conocidos que indican que una perra embarazada está próxima a dar a luz son las contracciones, pero hay otras manifestaciones que pueden ser observadas por los tutores. Vea a continuación los primeros signos de que la perra va a dar a luz:

  • Inquietud: el cachorro tiende a aislarse, retirándose de los lugares con mucha gente, especialmente donde hay extraños. Con esta señal, será posible notar la agitación de la mascota. Aunque esté sentada o tumbada, el malestar del animal será perceptible;
  • Temperatura baja: la temperatura normal de un perro es de 38ºC. El descenso de la temperatura corporal de la perra es una señal de que está a punto de dar a luz. Por lo general, algunos cachorros de parto tienen la temperatura unos grados por debajo de la común en las primeras 12 horas antes del parto;
  • Pérdida de apetito: es un síntoma fácil de observar. Generalmente ocurre entre 12 y 24 horas antes de dar a luz, pero no es una regla. Algunas perras pueden sentir la necesidad de alimentarse normalmente;
  • Búsqueda de un «nido»: la perra gestante busca un lugar seguro y acogedor para dar a luz, lejos del paso de la gente y con poco ruido. Hará un nido allí y pasará la mayor parte del tiempo en él. El guardián puede proporcionar una cama para cachorros con toallas y mantas para la llegada de los cachorros.

¿Qué cuidados necesita una perra en trabajo de parto?

Una perra de parto que ha tenido la gestación acompañada por un veterinario suele pasar por el proceso de parto de forma natural y sin necesidad de intervención humana. El tutor no debe estar ausente y tiene que estar preparado para prestar algún tipo de ayuda, si es necesario. Es esencial asegurarse de que el lugar elegido por la perra para dar a luz está limpio y es seguro.

Al dar a luz, la propia hembra limpia a los cachorros y se come la placenta. Si la perra no puede hacerlo, limpie el líquido del hocico de los cachorros con una toalla limpia y entréguelos para que los amamante.

Trabajo de parto: ¿la perra necesita la ayuda de un profesional?

La perra embarazada suele dar a luz sola. Sin embargo, hay algunas situaciones que pueden alertar al tutor. Cuando la madre muestra signos de dolor intenso y cansancio excesivo o el intervalo de nacimiento de un cachorro a otro se alarga y las contracciones cesan cuando aún quedan cachorros por nacer, es importante estar preparado para llevar al cachorro a una clínica veterinaria.

Muchos tutores intentan intervenir solos y se preguntan cuándo utilizar la oxitocina en el parto de las perras, pero sólo los profesionales pueden ayudar a los animales en este momento, especialmente en el caso de los medicamentos.

En caso de que el parto se produzca sin problemas, la única preocupación del tutor debe ser dejar un entorno tranquilo, calmado y acogedor para los cachorros y la mamá. Deje agua y comida cerca del nido, para que la perra no tenga que desplazarse y dejar solos a los cachorros.

Te puede interesar

Artículo anteriorBaños para perros, ¿cómo lidiar con mascotas temerosas?
Artículo siguiente5 Consejos para que tu gato beba agua