¿Cuándo hay que pedir cita con el veterinario?

¿Cuándo hay que pedir cita con el veterinario?

Si tienes una mascota, seguro que vas a ir al veterinario más de una vez. Hay ciertas citas que se deben programar incluso si la mascota se ve bien de salud. Por esta razón conviene saber que citas programar y prepararse adecuadamente para tener un perro, un gato o cualquier otro animal.

Primera visita

Debes llevar a tu mascota al veterinario por primera vez cuando lleve unos días en su nuevo hogar. En esta visita primero se pesa al animal y después el veterinario revisa cuidadosamente su cabeza, nariz y dientes para ver si hay algún signo de enfermedad. Luego se revisan la piel, las orejas y las garras para ver su aspecto y su longitud. El médico también toma la temperatura y hasta cuenta el número de latidos.

También se habla con el dueño de la mascota durante la primera visita. Se suele preguntar qué come la mascota y de dónde procede, para que así se pueda hacer su cartilla sanitaria. A partir de esta información y de los resultados de las pruebas, se establece también un calendario de vacunas y visitas para el futuro.

Vacunas

Es muy importante cumplir el calendario de vacunación establecido en la primera visita. Vacunar a una mascota es importante tanto para su salud como para la de su dueño. La mayoría de las veces, las vacunas en la clínica veterinaria son combinadas, lo que significa que una sola inyección le protegerá contra más de una enfermedad.

Si la primera vacuna de tu perro contra el moquillo de los perros, el parvovirus, la leptospirosis y la tos de las perreras se le administró cuando tenía 9 semanas, la siguiente debe aplicarse entre las 12 y las 14 semanas, y luego hay que aplicar otra vacuna entre los 14 y los 28 días siguientes. El perro también debe ser vacunado una vez al año contra la rabia.

En el caso de los gatos, el calendario es el mismo, con la primera serie de vacunas administrada en la novena semana. Luego hay que volver a hacerlo en 3 o 4 semanas. Cada 1 a 3 años, entre las semanas 9 y 12, y después cada 1 a 3 años, se vacuna al gato contra la panleucopenia y las infecciones víricas de las vías respiratorias. Cuando el animal tiene entre 3 y 4 meses, puede recibir la vacuna contra la rabia. No es un requisito para los gatos, pero tampoco está de más.

Esterilización y castración

La esterilización y la castración son cirugías que hacen que un animal sea estéril de forma irreversible. No causan ningún daño al animal y pueden realizarse a cualquier edad. Estos tratamientos no sólo impiden las camadas no deseadas, sino que también protegen contra enfermedades peligrosas como el cáncer de próstata y de mama. Un perro macho que ha sido castrado también es más tranquilo y menos propenso a pelearse con otros perros.

Perros y gatos con chip

Si quieres llevar a tu mascota al extranjero, tendrás que ponerle un chip. Se trata de una intervención quirúrgica en la que se implanta una cápsula con microprocesador en el cuello o entre los omóplatos. El procedimiento no duele, y muchas clínicas veterinarias lo hacen ya.

El chip que se pone en el cuerpo de la mascota tiene un número único que puede utilizarse para encontrar al animal. Es una buena idea para cualquier persona que se preocupe por la seguridad y para quienes sean precavidos y busquen evitar cualquier problema. Después de todo, cuando la mascota se pierde, el chip ayuda a encontrarla rápidamente.

Posibles señales de alarma

A veces tenemos que ir al veterinario no sólo para los procedimientos necesarios, sino también porque el animal actúa o tiene un aspecto extraño. ¿Por qué debemos preocuparnos?

  • Apatía: el animal parece triste, está más tranquilo de lo habitual y no quiere jugar.
  • Falta de apetito o, por el contrario, más hambre o sed.
  • Vómitos y heces blandas.
  • Secreción que huele mal por los genitales o la nariz.
  • Hacer un esfuerzo antes de empezar a respirar con dificultad.
  • Cojera.
  • Pérdida de peso y un cambio en el aspecto del pelo y la piel.
  • Retención de orina o un cambio de color en ésta.

Si observas estos signos, debes acudir al veterinario lo antes posible. Algunas enfermedades sólo pueden tratarse si los dueños actúan con la suficiente rapidez, ya que en algunos casos es posible que a tu mascota le queden sólo unas horas de vida.

Te puede interesar

Artículo anteriorEl moquillo en los perros ¿Cómo se deben tratar?
Artículo siguienteDemodex en perros, tratamiento casero y cuidados