Cómo relacionarse con su gato

Cómo relacionarse con su gato

La facilidad con la que te unes a un gato depende de las personas involucradas. Aunque es un mito que los gatos domésticos son independientes, tienen sus propias personalidades que están formadas por muchos factores. ¡Cuán naturalmente fácil será humano para vincular con el animal dependiendo de esos factores. Muchos de nosotros podemos centrarnos en el gato y ver su personalidad como un obstáculo a superar en el vínculo. A menudo se descuida nuestro propio papel en la relación. Podemos pensar que estamos brindando el nivel adecuado de atención, pero muchas de nuestras acciones pueden ser contraproducentes al establecer relaciones con nuestros gatos.

Por eso, explica ExpertoAnimal Cómo relacionarte con tu gato. Ofrecemos algunos consejos prácticos para fortalecer el vínculo con su novia, además de señalar errores contraproducentes que pueden ser fáciles de cometer.

Aunque los gatos son tristemente célebres por ser individual e independiente animales, esta infamia no se basa en pruebas. Pocos estudios avalan esta teoría y hay bastantes tutores felices que pueden confirmar lo contrario. Nuestros datos muestran que los gatos no están aislados ni son hostiles. Pueden establecer conexiones muy diversas con las personas.

Un estudio publicado en 2021 por científicos de la Universidad de Lincoln definió tres tipos principales de relaciones se puede establecer entre gatos y humanos[1]. La definición de este tipo de relaciones se basa en varios factores, pero uno de los más importantes es el comportamiento de los gatos hacia sus tutores humanos:

  • Relación abierta: según esta investigación, alrededor de una cuarta parte de las personas que viven con uno o más gatos tienen un tipo de relación que se considera abierta. El guardián se preocupa por su bienestar, pero también le da mucha libertad al gato. Este último incluye permitir el acceso del gato al exterior. Los gatos con este tipo de relación con sus tutores humanos suelen ser bastante curiosos, sociables con los extraños y cariñosos con los miembros de su familia, aunque no demasiado apegados a ellos.
  • Baja implicación emocional: otra cuarta parte de los guardianes felinos parecen tener una baja implicación emocional en el cuidado de sus gatos. Estos guardianes pasan poco tiempo jugando o interactuando con sus animales. Aunque suelen ser simpáticos, sus gatos son muy independientes y no buscan activamente la cercanía ni el contacto físico con las personas.
  • Una relación codependiente: casi la mitad de los cuidadores de gatos que participaron en este estudio expresaron una relación de codependencia con sus gatos. Tenían un vínculo muy emocional con ellos y pasaban la mayor parte del día con ellos. Estos gatos muestran muchos comportamientos afiliativos hacia sus tutores, desconfían más de los extraños y es más probable que experimenten estrés o ansiedad relacionados con la separación y la soledad.

Obtenga más información sobre cómo se pueden manifestar las relaciones felinas codependientes en nuestro artículo sobre la ansiedad por separación del gato.

Como has visto, la relación que se forma entre un gato y su tutor depende de varios factores. Quizás el que más destaca es el nivel de implicación del guardián humano. Esto incluye su comportamiento hacia el animal y el tiempo y esfuerzo que dedican a su cuidado. el es el carácter del gatosu herencia genética, estado de forma y experiencias previas también son mediadores muy importantes.

Por ejemplo, adoptar un gato adulto que antes vivía en la calle experiencias traumáticas con personas que son muy diferentes de adoptar un gatito que está bien socializado. Asimismo, la convivencia con un gato persa puede ser diferente a la convivencia con un Sphynx, aunque debemos recalcar que la crianza no es menos importante que el cuidado y la socialización.

Lo primero que debes hacer al crear lazos con tu gato es conocer al animal. Antes de siquiera considerar la adopción, debe conocer al gato y averiguar todo lo que pueda sobre él. historia. Esto significa conocer sus necesidades físicas y emocionales, consideraciones prácticas de atención, eventos pasados ​​relevantes y cualquier cosa que ayude a sentar las bases para una relación saludable. En algunos casos puede ser necesaria la ayuda de un etiólogo felino.

Una vez que haya establecido la base de su relación, puede comenzar a construir un vínculo positivo. Según un estudio publicado por la Oregon State University en 2019, los gatos establecen relaciones de unión con sus tutores que son muy semejantes a los hijos que engendran sus padres[2]. Si el cuidador se implica en el bienestar de la persona, entiende y respeta su lenguaje, cubre todas sus necesidades físicas, emocionales y sociales, le proporciona seguridad y pasa tiempo de calidad con ella, es más probable que el gato desarrolle un vínculo seguro con ella. eso. el instructor, disfrute de su compañía y siga adelante cuando se sienta inseguro.

Si el cuidador castiga o intimida al gato, lo aísla, sobreprotege para ellos o si no se respetan sus señales de comunicación, es más probable que el animal forme un tipo de apego inseguro. Esto hará que se vuelvan ansiosos en las interacciones sociales y sufran problemas de salud y/o de comportamiento.

Obtenga más información sobre la comunicación de los gatos con nuestro artículo sobre el lenguaje corporal felino.

Si un gato es parte de tu familia y quieres mejorar tu vínculo con él, aquí tienes algunos consejos prácticos que pueden fortalecer tu relación y ayudarte a disfrutar el uno del otro:

  • Enriquecer su entorno: Los gatos son animales muy activos y curiosos. Deben jugar y explorar libremente su entorno. Añadir postes para rascar, torres para trepar, plataformas desde las que pueda ver la calle o proporcionar juguetes interactivos ayudará a cubrir estas necesidades y mejorará el bienestar de tu felino.
  • Reserve tiempo cada día para interactuar con su gato.: para fortalecer la relación con tu gato tienes que pasar tiempo de calidad con él. Míralos y decide qué les gusta hacer contigo. Jugar juntos o sesiones de relajación y abrazos puede ayudar mucho a mejorar su vínculo. Algunos gatos incluso disfrutan aprendiendo trucos, por lo que usar la educación puede ayudar a fortalecer nuestro vínculo y proporcionar la motivación adecuada.
  • Mantener la higiene: La limpieza es un aspecto muy importante para los felinos. Aunque se lavan con la lengua, conviene cepillarles el pelaje con delicadeza de vez en cuando o pasarles un paño húmedo por el cuerpo mientras les masajeamos. Las sesiones de grooming reafirman la relación y potencian el vínculo entre las personas. Asimismo, es muy importante que siempre mantengas su caja de arena limpia y en un lugar donde el gato tenga fácil acceso a ella.
  • Evitar el castigo: los gatos son animales muy sensibles y un estilo de educación basado en amenazas y castigos no sólo es ineficaz, sino que deteriora gravemente la relación entre el animal y su tutor. Estos generan miedo y rechazo en el gato. Si tu gato tiene un problema de comportamiento o no estás seguro de cómo comunicarte con él, un etiólogo felino que trabaje con una metodología actualizada y respetuosa puede ayudarte.
  • Cuidar su salud física: además de satisfacer sus necesidades psicológicas y emocionales, es vital que mantengas a tus gatos debidamente vacunados, esterilizados regularmente y ofreciéndoles alimentos de buena calidad. Ciertas conductas no deseadas como la agresión o el rechazo del tutor pueden aparecer como consecuencia de una enfermedad física y no de un problema en la relación. Es fundamental llevar a tu gato al veterinario para revisiones periódicas y cuando notes algún cambio en su comportamiento.

Crea un vínculo con tu gato basado en el respeto y tendrás un fiel compañero de por vida. Ahora que sabe cómo relacionarse con su gato, es posible que se sorprenda cuando lo logre. Para ello, podemos consultar nuestro artículo complementario sobre cómo saber si un gato te ama.

Artículo anteriorEl pelaje de mi gato se ve áspero
Artículo siguiente¿Qué alimentos humanos pueden comer los gatos?