Cómo evitar que la nariz de un gato escurra

Cómo evitar que la nariz de un gato escurra

Para las personas, el goteo nasal es una enfermedad menor, pero para los gatos es un signo de una infección respiratoria grave que puede provocar problemas serios o incluso la muerte. ¿Cómo se manifiesta esta enfermedad? ¿Cómo ayudar a un gato al que le escurre la nariz? Descubre cómo evitar que tu mascota enferme leyendo este artículo.

¿Qué es el resfriado gatuno?

Es una enfermedad de las vías respiratorias superiores que afecta a la tráquea, la laringe, la nariz, la boca y los ojos del gato. Los gatitos son los más propensos a padecerla. Está causada por virus que pueden vivir hasta 3 meses en las secreciones de la nariz, la garganta y los sacos conjuntivales del animal infectado.

También se encuentra en las heces y la orina de los animales, por lo que es muy fácil contagiarse. También puede contagiarse al tocar objetos como cajas de arena, jaulas o tazones que hayan sido tocados por otros gatos.

¿Cómo identificar la enfermedad?

Los gatos con mocos tienen diferentes síntomas dependiendo de la gravedad del virus y de la edad y la enfermedad del felino. La mayoría de las veces, los primeros signos suelen ser:

  • Estornudos y mocos constantes.
  • Salida de pus de los ojos.
  • Secreción nasal acuosa y con mal olor.
  • Temperatura corporal demasiado alta o demasiado baja.
  • Falta de apetito.
  • Salivación excesiva.
  • Problemas para respirar.

¿Cómo evitar que nuestra mascota enferme?

La mejor manera de tratar a un gato con resfriado depende de lo enfermo que esté el animal, de los síntomas que presente y de si hay complicaciones. Tomar antibióticos y vitaminas para aliviar el dolor es lo más importante cuando está enfermo. También hay que limpiar el pus de los ojos y la nariz con regularidad para evitar que pierda visibilidad y tenga un accidente.

Lo mejor es poner a tu gato en una habitación húmeda y tranquila. Esto le facilitará la respiración y evitará que se deshidrate. Dado que el sentido del olfato de una mascota enferma empeora, hay que darle comida con un olor fuerte. Si tiene llagas en la boca, se le puede dar comida semilíquida.

En este aspecto, hay que recordar que lo importante es que el felino coma incluso aunque no muestre apetito. Si el problema es grave, es posible que haya que poner una sonda esofágica si el gato no quiere comer.

El animal debe recibir analgésicos, antiinflamatorios, antibióticos y colirios que el veterinario haya elegido. También se utilizarán agentes que refuercen el sistema inmunitario y diluyan las secreciones del tracto respiratorio para aliviar sus molestias.

Si el escurrimiento de un gato no es demasiado grave, el tratamiento durará entre 7 y 10 días. Aun así, los cuidados no terminarán después de este tiempo, porque para evitar que la enfermedad se extienda, deberás mantener a tu gato alejado de otros animales durante unos 3 meses.

¿Cómo evitar que enferme?

Se recomiendan las vacunas preventivas para reducir el riesgo de enfermar o volver a recaer. Los gatitos deben recibir sus primeras vacunas cuando tienen entre 8 y 12 semanas. Después, la dosis debe administrarse de nuevo un año más tarde, y después cada 3 años.

Los animales que viven en un grupo más grande, como en un refugio, deben ser vacunados con más frecuencia. Gracias a estas aplicaciones, los animales enferman con menos frecuencia y, cuando lo hacen, los síntomas son mucho menos graves.

El resfriado gatuno también puede deberse a una mala higiene y a no seguir las normas de limpieza. Cuando se trata de gatos domésticos, lo mejor es mantenerlos alejados de los zapatos o de la ropa que se ha traído de la calle. Si el animal enferma, debe tener su propia caja de arena, su comida y su cama, que no compartirá con otras mascotas sanas.

Te puede interesar

Artículo anterior¿Cómo es la adopción de un perro?
Artículo siguiente¿Cómo se trata la displasia en un perro?