¿Cómo detectar la panleucopenia, también llamada tifus felino, y cómo tratarla?

panleucopenia

¿Tu gato está triste, no quiere comer y tiene una fuerte diarrea? No esperes, acude al veterinario más cercano en cuanto puedas. Puede que estos temibles signos signifiquen que una peligrosa infección está empezando a crecer. Aprende a saber si tiene panleucopenia. Sigue leyendo para saber cómo tratar el tifus en los gatos y cómo evitar que éste enferme más de la cuenta.

¿Qué es la panleucopenia?

Es un virus que puede afectar tanto a los gatos como a los perros. Está relacionado con el parvovirus en los canes. Los veterinarios también lo llaman tifus felino, moquillo felino y enteritis infecciosa felina. Es peligroso para los animales porque es muy resistente a todas las influencias externas y puede vivir en el ambiente hasta un año.

Es importante recordar que los gatos de menos de 4 o 5 meses son los más propensos a enfermar por el virus del moquillo felino porque aún no han creado suficiente inmunidad. El contagio puede producirse si entra en contacto con un animal enfermo, un portador o las heces, la saliva o la sangre del animal. La higiene también está relacionada porque la enfermedad también puede provenir de las pulgas.

¿Cómo reconocer la panleucopenia?

Los gatos suelen mostrar signos de desinterés, no querer comer, vomitar y tener mucha diarrea. También hay que buscar sangre en las heces. La mayoría de las veces, cuando los gatos van al veterinario, resulta que tienen una temperatura alta.

Las infecciones también pueden darse en gatas que están embarazadas. A causa esto, las camadas pueden nacer muertas o con defectos de nacimiento como problemas de visión y audición y problemas de desplazamiento que pueden empeorar con la edad.

Los síntomas de la panleucopenia en un gato adulto son similares a los de un gatito joven. Pueden aparecer rápidamente, por lo que el dueño debe actuar con rapidez. Los síntomas más comunes son la sensación de debilidad y la falta de ganas de hacer mucho, así como problemas estomacales como diarrea y falta de apetito. Un detalle importante es que también puede ocurrir sin ningún signo o síntoma. Si esto sucede, el dueño debe llevar al gato con su medico de confianza lo más rápido posible.

El veterinario le hará las pruebas necesarias, revisará las mucosas y los ganglios linfáticos y le tomará la temperatura. También pueden ser necesarios análisis de sangre, ecografías, radiografías y pruebas de plaquetas.

¿Cómo se puede tratar la panleucopenia?

El tratamiento y la terapia se realiza siempre en función de cada caso. En primer lugar, el cuerpo del animal no puede deshidratarse, por lo que el veterinario le administrará goteos intravenosos. Debe dejar de beber y comer cosas que le hagan vomitar más y que ralenticen el trabajo de sus intestinos.

La mayoría de las veces hay que administrar un antibiótico, un medicamento contra las náuseas y probióticos que protegen la flora intestinal. Después de un periodo de ayuno controlado, hay que empezar a dejarlo comer despacio, pero durante un tiempo se debe cuidar que solo consuma alimentos fáciles de digerir.

La prevención es mejor que el tratamiento. Esto es algo que se sabe desde hace mucho tiempo, por lo que es importante tenerlo en cuenta. En primer lugar, no olvides vacunar y desparasitar a tu mascota regularmente. Esto es válido tanto para los gatos que viven en el exterior como para los que siempre han vivido en el interior. También hay que vacunar a las camadas cuando ya estén en edad de recibir sus primeras dosis.

Una vez que tu mascota esté mejor, hay que limpiar la habitación en la que ha estado y retirar todas sus cosas. Tanto los gatos como los perros pueden enfermar por el virus, además de que es resistente y puede durar hasta un año, por lo que hay que asegurarse de deshacerse o lavar muy bien los colchones donde duerma y hasta los juguetes que utilice.

Te puede interesar

Artículo anterior¿Por qué es importante castrar a los gatos?
Artículo siguiente¿Cómo es la adopción de un perro?