Anticonceptivos para gatos

Anticonceptivos para gatos

Muchos de nosotros no hacen ilusión acompañar a nuestras gatas durante el embarazo, además, es algo que forma de su estilo de vida, es su manera de preservar la especie, y claro, a quien no le gustarían unos pequeños gatitos corriendo por la casa. Pero elegir el tiempo es importante, si quieres controlar la natalidad de tu gata, pero no quieres hacer algo tan radical, los anticonceptivos son una muy buena opción.

Los métodos anticonceptivos son tratamientos hormonales que se enfocan en evitar el celo en las gatas y por ende, evitar que queden embarazadas, pero no es algo permanente lo cual es su mayor ventajas de este tipo de tratamientos a la castración pues esta se enfoca con vista al corto plazo, además de ser una vía mucho más asequible si la comparamos con la castración.

Su administración es muy sencilla, escojamos administrarle pastillas o inyecciones, su administración es rápida durante la visita al veterinario. No requiere intervención quirúrgica, y es una buena opción si nuestra gata presenta una contraindicación para la cirugía.

De nuevo, como con todos los temas anteriores pasaremos a ver los inconvenientes que presentan los diferentes métodos en nuestra gata:

No se considera un método anticonceptivo definitivo o totalmente eficaz. Se pueden encontrar casos donde la administración del medicamento deja de funcionar como antes, arriesgándonos a que la gata quede embarazada.

Es un tratamiento que debe aplicarse de forma rigurosa, cuando consideramos su tiempo de efectividad, ya que si faltamos uno de los tiempos implicaría la poca efectividad de este.

No es extraño que aparezcan varios efectos secundarios por su consumo a largo plazo, y esto se debe al coctel hormonal que estaríamos administrándole a nuestra gata, que en casos particulares pueden llegar a ocasionar infecciones en el útero, tumores mamarios o uterinos y demás tipos de afecciones.

¿Cada cuánto tiempo debe administrarse?

Si nos decidimos por las inyecciones, están deben ser aplicadas cada 5 o 6 meses por el veterinario. Son muy buena opción per a mi parecer, un poco invasivas.

En el caso de las pastillas deben ser administradas una vez al mes y a indicación del veterinario dependiendo del peso del animal y demás indicaciones.

Cada uno de estos métodos necesita un periodo de descanso de al menos dos meses, lo que presenta un inconveniente, ya que en ese tiempo la gata podría presentar el celo que tanto queremos evitar.

Pastillas anticonceptivas para gatas

Básicamente, lo que hacen estas pastillas es evitar el ciclo sexual de nuestra gata, evitando con ello, el período de celo y con él un embarazo. Y su administración va a depender de la composición del medicamento que elijamos y del juicio del veterinario. La administración de este va a ser por medio del alimento, por ende, en el momento de administrarla tenemos que tener vigilar que la gatita consuma todo su alimento y tener en cuenta que los vómitos, la diarrea y las bolas de pelo pueden reducir la efectividad del medicamento.

Inyecciones anticonceptivas para gatas

Al lado de las pastillas son un método bastante rápido y cómodo, sin el engorre que pueden traer las pastillas ya que es el veterinario quien la administra durante la consulta rutinaria.

Sin embargo, es importante que nuestra gata este acostumbrada a visitar el veterinario.

Efectos secundarios de los anticonceptivos para gatos

Aunque los métodos anticonceptivos que mencionamos anteriormente son una alternativa bastante buena, no deben ser tomados como métodos anticonceptivos permanentes, las pastillas e inyecciones son una buena opción para aquellos de nosotros que deseamos mantener a nuestra gata libre de embarazos por un tiempo determinado, pero en algún momento en el futuro cercano deseamos vivir con la gata todo el proceso de embarazo y disfrutar de los cachorros.

Te puede interesar

Artículo anteriorLenguaje corporal de los gatos
Artículo siguienteDiferencia entre castrar y esterilizar gatos